Su mensaje ha sido enviado , usted será contactado en breve

Contactenos ahora!

Cerrar
Inicio » Columnas » Historia Marianense: Nueva documentación

Historia Marianense: Nueva documentación

OPINION

A fines de 2013 se publicó “Juan Posse, el taba quero mitrista. Origen y fundación de Mariano Acosta”, una investigación histórica con numerosa documentación que despeja dudas, corrige errores y prueba que nuestro pueblo fue fundado por Rodolfo Posse –en nombre y representación de la Compañía General de Tabacos- en el Año del Centenario de la Patria. En forma simultánea se construyeron la estación ferroviaria y las primeras casas con materiales traídos de Merlo, luego de que el 11 de julio la Municipalidad aprobara el trazado de los planos de Villa Posse. Las pruebas son contundentes y se encuentran en archivos públicos. Por tanto, no se trata de una versión personal y fantasiosa, sino de un hecho concreto que adquiere entidad a la luz de los documentos.
Dijimos que íbamos a continuar investigando porque aquel trabajo era una puerta que se abría y que nos permitía avanzar sobre terreno seguro. Además, vale aclarar que los datos históricos son provisionales hasta tanto nueva documentación los refute o los confirme. En esta oportunidad, como homenaje al 104° aniversario de la fundación de Mariano Acosta, vamos a difundir un documento inédito que ratifica y enriquece nuestra tesis desarrollada en la obra mencionada.
Antes de focalizarnos en el documento inédito, recordemos que la Compañía General de Tabacos fundó Villa Posse para premiar con un lote de terreno y una casa a los consumidores de los cigarrillos habanos Mitre, a cambio de un determinado número de marquillas vacías. Es decir, que Villa Posse fue concebida en 1909 como un negocio inmobiliario legal y legítimo, organizado por dicha empresa, a los fines exclusivos de acrecentar sus ganancias en un nuevo rubro teniendo en cuenta que su beneficio comercial –abundante, por cierto- provenía de la fabricación de cigarrillos.
Para ello, el 16 de agosto de aquel año Rodolfo Posse, en ejercicio de la presidencia de la Compañía, le compró 759 hectáreas a Antonina Cascallares. La iniciativa comercial requería -para ser exitosa- del transporte ferroviario, ya que nadie vendría a radicarse en un paraje desolado. En este sentido, el 2 de septiembre, la Compañía firma con Ferrocarril del Sud un convenio por el cual se compromete a tramitar ante las autoridades nacionales el traslado de la estación Mariano Acosta -situada en el kilómetro 34, 800- a un punto intermedio entre Merlo y Marcos Paz, en el campo de su propiedad. El compromiso implicaba también el pago de 50.000 pesos moneda nacional, destinados a la construcción de la estación ferroviaria.
El 15 de septiembre de 1909, la Compañía inicia los trámites del traslado de la estación supeditando el proyecto fundador a dicho traslado (como consta en los fundamentos de la carta dirigida al Ministerio de Obras Públicas de la Nación). Asimismo, este mismo día designa a Rodolfo Posse para firmar solo las escrituras de los 15.000 lotes de terreno que iban a “regalar” en el proyectado pueblo Villa Posse. Al mes siguiente, la empresa tabaquera inicia una costosa campaña publicitaria en la prensa porteña a los fines de promocionar el concurso destinado a los fumadores de los cigarrillos habanos Mitre, flamante marca lanzada al mercado en el mes de julio. Durante la segunda quincena de noviembre, la Compañía toma posesión del campo (información que surge de la escritura de compraventa). Y el 9 de diciembre, el presidente de la Nación, Dr. José Figueroa Alcorta, autoriza el traslado de la estación.
En 1909, resumiendo, la Compañía se dedica a comprar y tomar posesión del campo, a organizar y promocionar el concurso de los cigarrillos habanos Mitre, y a tramitar el traslado de la estación. Además presenta, en la desaparecida Dirección de Ingenieros, un plano de Villa Posse que nunca tuvo vigencia más allá del humo publicitario (con la estación ferroviaria ubicada detrás de la actual Rotonda de los Mástiles). Este plano –del que existe copia- no tiene fecha de presentación y tampoco hemos encontrado en el Archivo General de la Provincia de Buenos Aires, en Geodesia y en el Registro de la Propiedad ninguna mensura fechada el 24 de agosto de 1909, según se ha difundido (tema ampliado y documentado en nuestra próxima investigación que publicaremos a la brevedad).
Así las cosas, el 30 de junio de 1910 la Dirección General de Ferrocarriles autoriza los planos de la estación. Y el 5 de julio –como figura en el documento que difundimos ahora por primera vez- Rodolfo Posse le paga 50.000 pesos moneda nacional a Ferrocarril del Sud, para cumplir con el compromiso asumido por la Compañía en el convenio firmado el 2 de septiembre de 1909.
Este dato venimos a conocerlo 104 años después. Lo que demuestra que la verdad histórica para ser conocida en plenitud nos exige, inexorablemente, documentación probatoria.
El documento de marras es el recibo que The Buenos Aires Great Southern Railway Company Limited (Compañía Limitada del Gran Ferrocarril del Sud), representada por el señor Fernando Guerrico, le otorgó a la Compañía General de Tabacos, representada por Rodolfo Posse, y que consta en la Escritura N° 171 pasada el 5 de julio de 1910 ante el escribano Cayetano Ugarteche, en el Pueblo de la Paz, Lomas de Zamora.
De inmediato, ya cumplimentado el convenio por ambas compañías, Ferrocarril del Sud inicia la construcción de la estación ferroviaria que sería autorizada a librar su servicio público el 15 de noviembre de 1910. La fundación real de Mariano Acosta –con edificaciones materiales: la estación y las primeras casas de la Compañía- había comenzado en el Año del Centenario de la Patria.

Lic. Horacio Enrique POGGI
Centro de Estudios Históricos “Mariano Acosta”