Su mensaje ha sido enviado , usted será contactado en breve

Contactenos ahora!

Cerrar
Inicio » Columnas » Historia Marianense: El Campo de los Posse

Historia Marianense: El Campo de los Posse

El origen de Mariano Acosta lo hallamos en la fundación de Villa Posse que se concretó a mediados de 1910 junto con la edificación de la estación ferroviaria. Así, está probado y documentado que el comienzo de nuestro pueblo giró en torno de la estación. Pero antes observemos los datos que surgen de la escritura N° 402 pasada ante el escribano Alberto Haedo el 16 de agosto de 1909 (“Venta: Doña Antonina Cascallares a la Compañía General de Tabacos”, archivo del autor). Ello equivale a iniciar el conocimiento del pasado marianense por el principio. No hay otro principio que esa escritura. Es una prueba contundente que anula cualquier interpretación fantasiosa o intento de falsificación de la historia local.
La escritura dice que el 16 de julio de 1909 Rodolfo Posse le informa al Directorio de la Compañía que había convenido verbalmente comprarle un campo de 760 hectáreas a Antonina Cascallares, ubicado en el partido de Merlo, según lo convenido en la sesión anterior. El 12 de agosto vuelve a reunirse el Directorio presidido por Don Rodolfo para autorizar a éste a contraer una hipoteca sobre el campo, en garantía del precio de compra, condición que estaba contemplada en las negociaciones con la vendedora. Finalmente, el 16 de agosto de 1909 Rodolfo Posse -en nombre y representación de la Compañía General de Tabacos de la que era su vicepresidente- compra el campo en cuatro cuotas por un total de $ 493.564 con 72 centavos. La empresa tabaquera tomaría posesión del mismo a los 90 días.
Es decir, que Rodolfo Posse fue el encargado en todo momento de acordar la compra del campo con la vendedora para que la Compañía pudiera organizar el concurso de los cigarrillos habanos Mitre, por el cual “regalaría” 15.000 lotes de terreno de la futura Villa Posse,a los consumidores que entregaran 500 marquillas de dichos cigarrillos.
Recapitulemos: la Compañía General de Tabacos compra el campo para organizar un concurso promocional de los cigarrillos Mitre lanzados al mercado recientemente y de ese concurso nacerá Villa Posse, a partir del traslado de la estación del kilómetro 34, 800 a su actual ubicación. La vendedora –explica la escritura- entrega el campo libre de ocupantes a los 90 días, es decir, durante la segunda quincena de 1909 aproximadamente. Preguntamos: ¿cómo pudo la Compañía fundar Villa Posse antes de esa fecha si todavía no había tomado posesión del lugar en el que iba a ser fundado el pueblo? La respuesta a este interrogante es que no hubo ninguna fundación en ese período. Lo que sí se manifestó fue el proyecto fundacional, la invención publicitaria del pueblo, a los fines de promocionar la flamante marca de cigarrillos Mitre. Un negocio inmobiliario –legal y legítimo- que les redituaría inmensas ganancias a los Posse. Por tanto, queda probado que Villa Posse fue concebida hacia el segundo semestre de 1909 en el contexto de la expansión comercial de la Compañía General de Tabacos.
La Compañía,el 15 de septiembre de 1909 al iniciar el trámite del traslado de la estación Mariano Acosta, ante el Ministerio de Obras Públicas de la Nación –dando cumplimiento de este modo al convenio firmado con la empresa Ferrocarril del Sud el 2 de septiembre de 1909-, supedita la fundación de Villa Posse a dicho traslado (Museo Nacional Ferroviario, Archivo de la Dirección Nacional de Ferrocarriles, caja 1, exp. 8008, letra F, año 1909). Paralelo a ese trámite la empresa tabaquera en octubre lanza en la prensa porteña una fenomenal campaña publicitaria del concurso de los cigarrillos Mitre y anuncia en noviembre que ya fundó Villa Posse, “un pueblo con luz eléctrica, con tranvías, con plazas amplias y espaciosas avenidas, con estación propia de ferrocarril y con todos los progresos modernos…”(Caras y Caretas, 20 de noviembre de 1909). Sin embargo, como dice el refrán: “el pez por la boca muere”.Veamos.
El 9 de diciembre de 1909 -mediante un decreto-el presidente de la Nación, Dr. José Figueroa Alcorta,autoriza el traslado de la estación Mariano Acosta. La Compañía informa este hecho con un aviso publicitario que reproduce una supuesta síntesis de la decisión del Poder Ejecutivo (Caras y Caretas, 8 de enero de 1910). El texto reproducido por la Compañía expresa: “Visto el pedido formulado por la Compañía General de Tabacos de que se clausure la estación Mariano Acosta, del Ferrocarril del Sud y que en cambio se instale otra en su campo…”, etcétera. Pero el texto del decreto presidencial dice otra cosa en su artículo 1°: “Autorízase a la Empresa del Ferrocarril del Sud, para clausurar la actual Estación Mariano Acosta, ubicando al mismo tiempo otra en un punto intermedio de las estaciones de Merlo y Marcos Paz”. Como vemos en ninguna parte el decreto presidencial especifica que la estación Mariano Acosta debía ser edificada en el campo de la Compañía.
Con esa picardía la propia Compañía se contradijo. Porque, por un lado, la campaña publicitaria del concurso de los cigarrillos Mitre anunciaba que Villa Posse ya estaba fundada a fines de 1909. Y, por el otro, a comienzos de 1910 divulga una mentira haciéndole decir al gobierno nacional algo que nunca dijo: que la estación debía erigirse en su campo.Posteriormente, luego de que el 30 de junio de 1910 la Dirección General de Ferrocarriles aprobara los planos, el nuevo edificio de la estación se levantó en terrenos cedidos por la familia Loza (lado sur de las vías).La Compañía, por lo visto, deseaba que el edificio nuevo de la estación se construyera en “su campo” (lado norte de las vías). Pero el desliz publicitario corrobora que en diciembre de 1909 Villa Posse era todavía un campo. El campo de los Posse.

Lic. Horacio Enrique POGGI
Centro de Estudios Históricos “Mariano Acosta”