Su mensaje ha sido enviado , usted será contactado en breve

Contactenos ahora!

Cerrar
Inicio » Columnas » Ecología: En primavera la huerta nos muestra su lado más cordial

Ecología: En primavera la huerta nos muestra su lado más cordial

Las/os huerteras/os nos alegramos al ver que los días se vuelven más cálidos, debido a que el aumento de las horas con luz solar activa es una fuente de energía indispensable para el crecimiento de las hortalizas de primavera-verano.
Algunas consideraciones para cuidar los cultivos de la huerta y asegurar una buena cosecha son:
– El comienzo de la siembra directa se estima para cuando ya no haya riesgos de heladas: en esta zona es en septiembre-octubre. Pero podemos comenzar con almácigos, cuidándolos del frío.

– Las especies que requieren trasplante como tomate, pimiento y berenjena conviene llevarlas a la huerta recién a partir de octubre, cuando se haya ido el frío intenso.

– Las hortalizas de época necesitan calor y sol para un crecimiento saludable. La demanda de intensidad de luz depende del tipo de hortalizas: las de fruto son las más exigentes y se ubican en la zona más soleada de la huerta, mientras que las de raíz y hoja se adaptan a un sector intermedio.

– Para asegurarse el éxito de las hortalizas, es importante considerar el estado nutricional del suelo y la incorporación del compost, lombricompuesto o algún estiércol (puede ser de gallina, caballo, vaca, conejo), previo a la siembra, como estrategia fundamental para restituir y mantener la fertilidad del suelo. De esta manera, se proporciona a la planta una nutrición equilibrada y un rápido crecimiento inicial.

– Una estrategia para que las plantas crezcan más rápido es colocar las semillas en un recipiente con agua durante dos días (en especial las semillas grandes), con el fin de acelerar el proceso de germinación.

– Proteger el suelo con coberturas de alrededor de 2 cm compuesta por restos orgánicos como paja, pasto seco, yerba, entre otros, ya que se logra disminuir la velocidad de impacto de la gota de lluvia, evita la erosión, favorece la penetración de agua en el suelo, mejora la eficiencia de uso del agua y disminuyendo el cambio de temperaturas.

– Acordarse de dejar algunas plantas del invierno para que puedan completar todo su ciclo y así lograr la autoproducción y recolección de semillas.

– Es indispensable realizar asociaciones de cultivos, a modo de ejemplo y luego de pasado el peligro de heladas, sembrar maíz, cuando la altura de la planta llegue a nuestra rodilla, colocar 1 o 2 semillas de poroto al lado de cada planta de maíz. De esa forma el poroto va a utilizar la caña para enroscarse.

Si desean consultarme o solicitar semillas lo pueden hacer a través de:
Mail: platomely@yahoo.com.ar – Facebook: Mely Plato Radio – WhatsApp: 01161110101

Espero sus mensajes y bienvenid@s en esta nueva etapa.

Mely Plato: Conductora radial y Periodista.