Su mensaje ha sido enviado , usted será contactado en breve

Contactenos ahora!

Cerrar
Inicio » Columnas » Ecología: Agosto, mes de la Pachamama y la siembra

Ecología: Agosto, mes de la Pachamama y la siembra

Las principales ceremonias a la Pachamama (Madre Tierra) se realizan al inicio de la siembra y cosecha, pero el homenaje principal se lleva a cabo durante todo el mes de agosto, especialmente el primer día del mes. Es una ceremonia, un ritual, una fiesta, una celebración que debe tener dos mil o tres mil años, desde que los pueblos originarios son agricultores.

La Pachamama, o Madre Tierra, es la diosa femenina de la tierra y la fertilidad, una divinidad agrícola benigna concebida como la madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos. En la tradición incaica es la deidad de la agricultura comunal, fundamento de toda civilización. Es la más popular de las creencias mitológicas del ámbito incaico que aún sobrevive con fuerza.

Además es en este mes cuando se puede comenzar la siembra de las especies de primavera-verano, siempre teniendo en cuenta que aún se registran bajas temperaturas.

 

Preparar el terreno es muy importante y si aún no se abonó sería necesario hacerlo. Recordar que la incorporación de materia orgánica al suelo es de carácter primordial para poder obtener hortalizas de excelente calidad.
Hacia fin de mes, podemos adelantar la siembra de las hortalizas más sensibles al frío, como la albahaca, la batata, la berenjena, el choclo, el melón, la sandía, el pepino, el pimiento, la rúcula, el tomate, el zapallito, el zapallo, el zucchini y la esponja vegetal, convendría cubrir las plantas que hayan nacido con alguna cobertura, a modo de ejemplo: polietileno transparente, paja o restos de maleza secos y mantener la humedad del suelo.

Los más resistentes a las bajas temperaturas, en tanto, pueden sembrarse sin protección: por ejemplo, la acelga, las arvejas, los espárragos, la lechuga, la papa, el puerro, la radicheta, la remolacha y la zanahoria.

En agosto las temperaturas empiezan a subir muy lentamente y la cantidad de horas de sol van en aumento. Esto repercute en la vegetación que, poco a poco, se empieza a despertar. Es el momento de estar atentos e incrementar paulatinamente la frecuencia de riego y controlar el crecimiento de las “malezas”.

Pero no olvidemos que si bien el clima cambia, aún es invierno, por lo que siguen cayendo heladas que pueden afectar a los cultivos recién sembrados. Hay que cuidar a las plantas más pequeñas, sobre todo, en las noches y mañanas frías.

Si desean consultarme o solicitar semillas lo pueden hacer a través de: Mail: platomely@yahoo.com.ar – Facebook: Mely Plato Radio – WhatsApp: 01161110101
Espero sus mensajes.

 

Mely Plato: Conductora radial y
Periodista.