Su mensaje ha sido enviado , usted será contactado en breve

Contactenos ahora!

Cerrar
Inicio » Columnas » Huerta Orgánica: Agosto asoma en nuestra huerta

Huerta Orgánica: Agosto asoma en nuestra huerta

Tener una huerta en casa no sólo está asociado con los beneficios de la jardinería -tanto físicos como mentales- sino que cultivar distintos tipos de vegetales además es una excelente manera de llevar una vida más sana.
Vegetales al alcance de la mano. De eso se trata la propuesta. Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), aseguró que las huertas domésticas »se están convirtiendo en una fuente cada vez más importante de alimentos e ingresos para las familias». Y además, es muy sencillo de hacer, incluso para aquellos que nunca se habían animado a la jardinería.

Te seguimos contando cómo sembrar y los beneficios que nos aportan nuestras hortalizas de estación, hoy es el turno de las espinacas, zanahorias y arvejas…tomá nota:
Espinaca: Son fáciles de plantar y crecen rápido. Se pueden cultivar en pequeñas huertas, separadas por unos 30 centímetros de distancia entre sí, o esparciendo las semillas en maceteros con un poco de tierra orgánica y agua.
La espinaca tiene un alto nivel nutritivo y es un potente antiinflamatorio. Tiene beneficios neurológicos y ayuda a regular la presión arterial y a mejorar el metabolismo. Además, puede sobrevivir al invierno y consumirse en primavera.

Zanahorias: Este tubérculo es uno de los más fáciles para cultivar: un poco de tierra orgánica y listo… en poco tiempo se obtendrán las zanahorias. Si se decide hacerlo en macetas, deberán ser bien profundas. Las zanahorias son ricas en vitamina A, antioxidantes y fibra dietética. Suele decirse que es buena para la vista pero, además, si se come cruda fortalece los dientes y las encías. También ayuda a combatir el estreñimiento y vigoriza las mentes cansadas.
Pueden sembrarse a lo largo de todo el año y crecen sin gran dificultad.

Arvejas: Si bien los granos son fáciles de cultivar en general, las arvejas son casi una tarea de niños. La única consideración es que se deberán sembrar los granos con un enrejado sencillo o cañas para que puedan ‘trepar’. Ellas aportan muchos minerales (potasio, fósforo, calcio, hierro), fibras, azúcares, hidratos de carbono y proteínas, además de vitamina A. Es un alimento indicado para diabéticos y ayuda a eliminar el colesterol. También tiene un efecto tranquilizante, beneficioso para el sistema nervioso y para conciliar el sueño.

En este momento podemos hacer almácigos de lechuga, acelga, espinaca, arvejas, perejil.. Estos son lugares pequeños y, por lo tanto, que podemos controlar mejor, donde podremos sembrar en forma más densa nuestro cultivo (mayor cantidad de plantines) y cuidarlo hasta que se forme una plantita de 3 o 4 hojitas, que luego la llevaremos al lugar definitivo (esta labor se llama “transplante”), con el espacio adecuado, para que se desarrolle y pueda ser cosechada. El almácigo tiene la ventaja de requerir menos cuidados de riego. En invierno, podemos cubrirlo con un túnel bajo, hecho de algún material trasparente (como plástico), para protegerlo del frío y permitir que ingresen los rayos de sol.

Podés acceder al kit de semillas del INTA para iniciar tu huerta orgánica si aún no lo hiciste. Solo solicitalo a través de:
Facebook: Mely Plato Radio
Mail: platomely@yahoo.com.ar
Página: www.melyplato.com.ar
También vas a encontrar notas y consejos para tener una huerta orgánica sana.
Mely Plato, promotora del INTA y conductora radial